del blog
Leave a Comment

Quería involucrarme en las protestas del verano, pero me encontraba lejos de Puerto Rico.


Esta es la versión en español de la columna que me publicó la revista Science. La puedes acceder aquí. Fue publicada el 29 de agosto de 2019.

Estaba solo en mi cuarto, pegado a la computadora, viendo la marcha y las manifestaciones que se estaban llevando a cabo en el Viejo San Juan. Estaba a casi 3,000km de distancia de mi natal Puerto Rico, donde el Pueblo le exigía la renuncia al gobernador Rosselló. Recuerdo sentir mucho orgullo, pero también rabia hacia mí por no estar allí. 

Yo estoy en Vermont, terminando mis estudios doctorales. Me fui de Puerto Rico para aprovechar una oportunidad académica, lo cual es común entre personas que quieren hacer un PhD: nos vamos de nuestro hogar. Pero eso no ha lacerado mi conexión con Puerto Rico. Recuerdo haberme quedado despierto hasta tarde, viendo todo lo que ocurría en San Juan. ¡Yo quería estar allí! Estuve toda la noche (y los próximos días) siguiendo por las redes lo que sucedía. Hablaba con todas mis amistades que fueron allí y seguí de cerca la situación de una querida amiga que sufrió daños a mano de la policía.

Lo más que quería hacer era comprarme un pasaje pa’ Puerto Rico. Mi trabajo de investigación me tenía un poquito restringido y no lo quería dejar acumular, pero antes de ser un estudiante, soy puertorriqueño y siento la responsabilidad de involucrarme con lo que allí ocurra. Lamentablemente, no contaba con el dinero para costear el viaje.

Esa situación me llevó atrás, hacia cuando ocurrió María. No estuve allí para ayudar a mi familia y comunidad. Llegué a Vermont un mes antes del huracán; mi primera vez viviendo fuera de Puerto Rico. Desde entonces, he aprovechado los servicios de consejería psicológica de la universidad para poder manejar los sentimientos de aislamiento, impotencia y enojo por estar lejos. He trabajado fuerte para desarrollar lazos de amistad y sentido de comunidad en Vermont, pero solo bastó con la primera protesta para recordarme que tengo un pie aquí y otro allá. Sentí ilusión y desespero por ser parte del momento histórico que se desataba en Puerto Rico.

Intenté enfocarme en continuar trabajando mi propuesta de disertación, pero fue inútil. Y aunque me obligué a ir a la oficina, no pude tan siquiera concentrarme en leer artículos de investigación.

Aproveché una cita que tenía pautada con mi consejero para hablarle de la situación. En ese espacio pude reflexionar sobre mi afán por lo que quería hacer, en vez de lo que podía hacer. Había varias maneras en las que me podía involucrar desde Vermont, tomando en cuenta mis circunstancias.

Contacté a una querida amiga, Bianca Valdés, quien es estudiante doctoral en el Recinto de Ciencias Médicas de la UPR y trabaja conmigo en la Red Puertorriqueña de Política Pública Científica, para que hiciéramos algo en lo que se pudieran involucrar estudiantes fuera de Puerto Rico. Decidimos realizar una carta, en la cual expusimos que como científicxs repudiamos los actos de Rosselló (quien es científico) y que él no representaba la comunidad científica puertorriqueña. Jesús Alvelo nos ayudó a difundir la carta y en pocas horas recibimos más de 100 firmas y también fue compartida en un medio del país.

En Vermont, convoqué a las personas puertorriqueñas que conozco y otras a través de Facebook y amistades, para que nos manifestáramos. Fue difícil organizar un evento, por lo que decidí establecer fecha y trabajar con quien llegara. Fuimos poquitos, pero el sentimiento que generó el hacernos visibles y la emoción de sentirme en comunidad fueron tremendos. Me sentí muy feliz por la pequeña contribución que realizamos.

Y quizás, sin esperarlo, el trabajo en la oficina fluyó mejor y pude realizar grandes avances en mi propuesta de disertación. Me sentí más involucrado con la situación en Puerto Rico y pude estar pendiente de los sucesos sin evadir mis responsabilidades con la investigación.

Como estudiantes y científicxs, no podemos permitir aislarnos o ignorar las situaciones que nos impactan o importan. Debemos involucrarnos. Y aquellas personas que estemos estudiando lejos de nuestro hogar, podemos buscar maneras de involucrarnos desde la lejanía.

Imagen por Robert Neubecker (Revista Science, 2019)

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s