All posts tagged: reseña

Un avión que a la vez despega y aterriza

En el vaivén que llevo desde que me fui de Puerto Rico el 23 de agosto de 2017, me he visto, en todas las ocasiones que he vuelto, flotando en alguna playa. El escritor y poeta puertorriqueño, Xavier Valcárcel (Loíza, 1985), en su reciente crónica, Aterrizar no es regreso (Ediciones Alayubia, 2019), dice que “flotar es una posibilidad de vuelo” (76). El autor ha estado en muchos vuelos fuera del agua desde que ocurrió el huracán María. Él fue una de las tantas personas que se vio obligada a irse de Puerto Rico, luego del embate. No es desconocido que María exacerbó los malestares que hemos estado viviendo dentro de nuestra crisis sociopolítica, económica y emocional. Aterrizar no es regreso aporta al necesario acervo de historias que van llenando el rompecabezas de nuestra realidad poshuracán. Pues no hay una historia singular, sino una colección singular de un suceso. Más allá de fijarse en la historia del individuo, como hemos visto en reportajes y documentales, Valcárcel se enfoca en la relación con sus relaciones. Ese libro …

La temporada que no acaba

Sentí algo de tristeza y nostalgia, mientras leía/observaba Temporada (2019) de la ilustradora, educadora y agricultora puertorriqueña, Rosaura Rodríguez. Temporada, para mí, es un libro que unifica lo gráfico y lo narrativo con la poesía. ¿Un poemario gráfico? ¿Quizás una autoetnografía ilustrada acerca de lo vivido por la autora antes, durante y después de María? El libro se divide en tres partes que compilan, no solo los cambios en el paisaje puertorriqueño ―pues, “afuera todo cambió”― sino que ilustra cómo fueron vividos por la autora, pues en ella, como en la enorme mayoría de la gente de Puerto Rico, hubo transformaciones en el paisaje interno.

Abrazar a Levittown

Levittown mon amor (Ediciones Callejón, 2018), del puertorriqueño Cezanne Cardona Morales (Dorado, 1982), es de esos libros de cuentos que cautivan e invitan al trance. No porque los cuentos estén narrados como se declama un poema, sino por la cotidianidad que se siente en cada una de las cinco piezas. Esta colección algo antológica, se puede leer en una sentada, como nos comemos las series de internet hoy día. Quien lea este libro encontrará (1) que la muerte de un padre le da ideas de criminal estrella al hijo periodista, (2) un sofá heredado que le da a un hijo la oportunidad de ser entrenador de boxeo, (3) un padre que comparte Robitusin con su pequeño, (4) mientras el otro le llena de agua la boca a un oficial de seguridad y (5) uno diferente que le permite al hijo bailar una balada pop bajo lluvia amarilla.

Pitorro con forma de libro

¿Cuándo fue la primera vez que me di un palo de pitorro? Estoy 100% seguro que fue en alguna fiesta de Navidad. Esa bebida puertorriqueña es esencial para nuestras fiestas y mucho más para nuestra identidad nacional. Recuerdo cuando mi tía me contaba cómo su abuelo, quien confeccionaba la bebida y la fermentaba en cocos enterrados, le daba un vasito pa’ probar cuando joven. ¿Cómo un producto que se bebe, que es ilegal producir y vender, es parte de lo que llamamos ser puertorriqueño/a? ¿Cómo a través de un producto se puede contar una parte de la historia de lo que es ser de Puerto Rico? Y más curioso aún, ¿qué hace que una bebida, en este caso Pitorro, sea auténtica? Luis Trelles (San Juan, 1977), periodista, contador de historias y cineasta, contesta estas y otras preguntas en su crónica Metiendo caña (Instituto de Cultura Puertorriqueña, 2016).